Página 1 de 1

Artefactos - Metal

Reparar una veleta
Posted by admin on 03.04.2010

Esta veleta la he visto en el tejado de casa desde que nací. Hace ya mucho tiempo que no funcionaba pues la corrosión terminó con el rodamiento llegado a desprender el brazo indicador. Pues bien, en este post os voy a contar lo he hice para repararla.

veleta rotaLa veleta consta de un mástil  de 1,8 cm. de diámetro y unos 60 cm. de largo sobre el que se sueldan los distintos elementos tales como las varillas con los puntos cardinales, la veleta propiamente dicha (flecha indicadora de dirección) y por supuesto las partes decorativas de la misma. En este caso, la cola de la flecha es una figura de un gallo de chapa, que por cierto, también hizo falta reparar.

Cortar el mástil

Para sacar la veleta no me quedo mas remedio que cortar el mástil. Fue imposible extraer el aro exterior del rodamiento de la veleta. La opción mas sencilla fue hacer un corte a la altura del rodamiento así cuando soldara de nuevo el mástil, el cordón de soldadura quedaría relativamente oculto.

   

Extracción del rodamiento roto

El antiguo rodamiento estaba totalmente destrozado. No quedaba ni una sola bola. La corrosión hizo estragos sobre el, dejando tan solo el aro exterior e interior tal y como podréis observar en la fotografía. El aro exterior estaba soldado a la veleta por dos puntos así que hubo que echar mano de la radial para desbastar los puntos de soldadura. Hecho esto,  fue sólo cuestión de aplicarle un golpe seco y saltó sin mas complicaciones.  

Colocar el nuevo rodamiento

Estuve buscado un rodamiento de similares características al original pero no fue fácil. Pude encontrar este que os muestro. Tiene un diámetro interior de 2cm. Como recordaréis, os comenté que el mástil mide 1,8 cm. de diámetro, por lo fue necesario utilizar una pequeña sección de tubo de 2cm de diámetro exterior a modo de adaptador entre el rodamiento y el mástil.

 

Este es el resultado. Fijado el nuevo rodamiento y el tubo adaptador.

Este gallo perdió sus patas

Las patas del gallo estaban rotas y posiblemente se seguirán partiendo en el futuro. Para dar una solución algo mas duradera,  he reforzado la unión,  soldándole un par de varillas de hierro por ambos lados de las pata. Ya no se  no se partirán tan fácilmente.

El ensamblado

Con unos puntos de soldadura basta para que todo quede perfecto, pero antes hay que asegurarse que la veleta estaba bien equilibrada. Hay que comprobar que el mástil esté recto y que la veleta este perpendicular a este, en caso contrario nos dará dirección del viento errónea. Si hacemos girar la veleta y vemos que siempre tiende a apuntar al mismo sitio (se entiende que en ausencia de viento), es  posible que no este bien nivelada.

Retoque final

Con ayuda de una lijadora limpié el oxido. También se puede usar la radial con un disco de lijar aunque es mucho mas difícil de llegar a las esquinas. En cuanto a la pintura, procedí a darle una capa de minio o pintura anticorrosión y un par de manos generosas de esmalte sintético negro. Es importante que las soldaduras queden bien protegidas.

Ya está reparada mi veleta. Ya solo queda subirse al tejado para colocarla en su lugar.


Gafas de protección
Posted by admin on 22.09.2009

En algunos de mis posts os he recomendado que utilicéis equipamiento de protección individual cuando realicéis determinados trabajos, sin embargo, aun no he hablado de ellos.

Me acabo de comprar un par de nuevas gafas de protección, así que empezaré por a hablaros de la protección ocular.

Es evidente que sirve para proteger a los ojos de algo, y ese “algo” suele ser impactos, deslumbramiento, polvo, líquido, etc. Ante cada riesgo existe una protección específica.


Normativa EN-166 Protección Ocular y Facial

La normativa europea EN-166 es la que regula estos equipos de protección individual.
No os voy a postear la normativa, pero si queréis saber mas, aquí os dejo un enlace en el que explican muy bien los requisitos y funciones de la norma. [ www.equipro.es ]

Gafas de protección

Estas son tres tipos de gafas de protección. Hay muchos mas tipos, pero por desgracia son las únicas que tengo a mano. Son las más comunes.

Estas gafas son muy usadas pues son muy económicas. Están fabricadas en policloruro de vinilo transparente, un polímetro muy conocido... vamos el PVC de siempre ;).


Para evitar que se nos llene de vaho, estas gafas suelen tener orificios en los laterales.


El sistema de sujeción a la cabeza es una simple cinta elástica y, aunque cumple su función, es un poco incomoda después de largos periodos de utilización.
Su principal ventaja es la de que puede usarse a la vez que gafas gradadas, si es que las necesitáis.
La pega que siempre me he encontrado con este tipo de gafas es que, con el tiempo, el PVC tiende a deformarse y la gomilla pierde de su elasticidad.
Esta que tengo, cumple la normativa EN-166 BT (Impacto de partículas a gran velocidad, media energía y temperaturas extremas).

Mis dos nuevas gafas

Tienen una montura de PVC y lente de Policarbonato antiabrasión. Su diseño, junto con la posibilidad de ajustar la longitud de las patillas, la hacen mucho mas cómoda que la que os comente antes. Puedes usarla durante largo espacio de tiempo que no molestan nada.
Ambos modelos que os presento, cumplen la normativa EN-166 FT por lo que soportan impacto de partículas a gran velocidad, baja energía y temperaturas extremas.

Las gafas de policarbonato amarillo, aparte de tener un soporte de nariz de goma, tiene la cualidad especial de aumentar la luminosidad en ambientes oscuros y aumentar el detalle. Cuando las usas un tiempo, luego no te las quieres quitar. ;)


Este tipo de gafas que os he mostrado son los que se recomiendan en la mayoría de las tareas de bricolaje como cortar metal con radial, afilar cullillos o cualquier otro trabajo donde las partículas sean de baja energía.

No dudes en comprar
equipo de calidad

Esto es sólo un ejemplo de equipo de protección individual. Consulta a tu ferretero. El te dirá cual es la mejor para cada tarea y no dudes en comprar equipo de calidad.

Observa siempre que el equipo tenga el sello de calidad de CE (en el caso de Europa) y la norma que cumple.

Ahorrate una experiencia desagradable

Yo no solía usarlas, hasta que un fragmento de metal termino clavado en mi cornea. Al final, gracias a mi oculista, no me quedo ninguna secuela, pero fue por suerte.

Hazme caso, usa las gafas de protección.


Página 1 de 1